PSITTACUS CATALONIA Tel. +34. 93 841 12 67 Fax. +34. 93 841 31 16

Mantenimiento de un yaco adulto

Durante muchos años se ha ido creando una imagen de los loros predeterminada básicamente por el hecho de que la inmensa mayoría de ellos era de origen salvaje; eran animales capturados.

Estos individuos capturados son por naturaleza muy ariscos y se sufren más que se disfrutan. Por falta de información, con frecuencia se les mantiene todo el dia encerrados en jaulas pequeñas y se les alimenta de forma prácticamente exclusiva a base de pipas de girasol.

Actualmente sin embargo, la importación de animales procedentes de captura no está permitida en la UE y en los últimos años se ha generalizado la cría en cautividad de esta especie. 

Para facilitar su máxima integración en los grupos sociales humanos, los polluelos nacidos en cautividad deben criarse manualmente y manejarse con la máxima sensibilidad posible.  Si además procedemos a entrenarlos básicamente, obtendremos las mejores mascotas.

Un yaco que haya sido criado a mano y entrenado está muy lejos de parecerse a su hermano salvaje: trata a los humanos como congéneres suyos y desea relacionarse con ellos.

Por desgracia, seguimos constatando un levado nivel de desconocimiento sobre cómo se deben tratar los yacos adultos, ya sean procedentes de captura o criados a mano.

Ambos tipos de loros, en su etapa adulta, precisan un mantenimiento correcto. Nos referimos a las medidas y acondicionamiento de la jaula, a la comida que les conviene, a las atenciones periódicas que tienen que recibir, etc.

 

PARÁMETROS AMBIENTALES

Jaula

La jaula ideal para un loro gris que haya sido criado a mano y sea dócil tendría que cumplir los siguientes requisitos:

  • Permitir que el animal pueda abrir las alas con holgura.
  • Las medidas mínimas que recomendamos son 60x80x160 cm.
  • Preferiblemente debe disponer de una percha encima de la jaula..
  • Los comederos y bebederos deben estar bien fijados y deben ser de acero inoxidable.
  • Que tenga una una puerta bien grande que permita una cómoda entrada y salida del animal sobre nuestra mano y con un sistema de cierre eficaz.
  • Debe disponer de perchas variadas, situadas a distintas alturas y de un diámetro o anchura suficiente: de 2,5 cm a 4 cm. Es preferible que algunas sean de madera blanda para que las puedan roer y también que haya una percha limauñas situada en una zona alta.
  • Ha de permitir una limpieza fácil y correcta.

Evidentemente debemos tener presente que no es lo mismo que el loro se pase la mayor parte del tiempo fuera de la jaula a que esté casi siempre encerrado. En este último caso (bastante impensable si es un animal dócil y además lo habéis criado vosotros mismos), será preciso que la jaula tenga unas dimensiones mayores.

Conviene que en la jaula haya algunos juguetes y que se vayan cambiando periódicamente.

Temperatura ambiente

Guiaros por el sentido común: vuestro loro estará cómodo en las mismas condiciones ambientales en que vosotros os sintáis cómodos. Por ejemplo, no coloquéis la jaula con el loro bajo un sol abrasador, de la misma manera que vosotros tampoco no os estaríais mucho rato. En cambio, un ratito de sol apetece a todo el mundo.

En general, las condiciones ambientales de un hogar son totalmente correctas para un loro gris.

 

ALIMENTACIÓN

Recomendamos seguir una dieta con nuestro pienso PSITTACUS como base. Nutricionalmente hablando, el alimento para loros PSITTACUS cubre totalmente y de forma equilibrada todos los requerimientos de un yaco.

No obstante, para su bienestar emocional, creemos que es muy adecuado que compartáis con vuestro loro la fruta y verdura frescas que comáis en casa. Esta costumbre será beneficiosa porque, por un lado, consolida la relación con el animal y por otro le permite tener variación y entretenimiento a la hora de comer.

Un gris criado a mano tenderá espontáneamente a querer probar todo lo que vosotros comáis delante de él. Podéis permitirle que coma todo tipo de fruta y verdura frescas: manzana, pera, melón, sandía, uva, ciruela, kiwi, naranja, mandarina, legumbres con vaina, calabaza, apio, cebolla, zanahoria, bróculi, pimiento, espigas de maíz tiernas, acelgas, espinacas, col, endibias, etc.

Evitad darles alimentos que son tóxicos para los loros o que no les sientan bien como: aguacate, algarroba, patatas crudas, chocolate, alimentos muy ricos en sal (patatas fritas...), tabaco, café, bebidas alcohólicas, bebidas gaseosas... Prestad atención a las plantas ornamentales, algunas son tóxicas (como por ejemplo la marquesa ). Vigilad también con la comida enmohecida, rancia o fermentada, y con las pinturas y los barnices de los objetos que tengan a su alcance.

No somos partidarios de suministrar productos de origen animal (carne, pescado, huevo, lácteos, grasas animales...) a los loros grises, por un par de razones simples: no los toman en estado silvestre y tampoco los necesitan para que su nutrición sea correcta. Además hay que tener en cuenta que las aves no pueden digerir la lactosa y que por ello la leche puede dar lugar a diarreas.

 

SANIDAD

Un loro gris correctamente alimentado y que provenga de un centro con garantías sanitarias no tiene porqué tener problemas de salud.

Ahora bien, recomendamos que tengáis la costumbre de llevarlo periódicamente al veterinario para hacer una revisión básica. Además independientemente de las determinaciones que el especialista considere conveniente practicar, será el momento de volver a limar las uñas si resulta necesario.

Puede parecer obvio, pero es importante que el veterinario que lo visite tenga experiencia en este tipo de animal de compañía.

   

SEGURIDAD

Volar dentro de una casa llena de obstáculos y cristales transparentes puede convertirse en una actividad de alto riego para un loro recién llegado. Es necesario darle tiempo para que se ubique en el nuevo entorno.

Las salidas de la jaula tienen que estar supervisadas por alguien. Tened en cuenta que un loro que se mueva sin control por una vivienda puede, por ejemplo, comerse una planta ornamental que resulte tóxica, morder un cable eléctrico, quemarse en la cocina, asustarse por alguna razón y salir volando por una ventana...

 

Psittacus Catalonia

 

© PSITTACUS CATALONIA 2018